16.2 C
Buenos Aires
15.9 C
Buenos Aires
lunes, octubre 3, 2022
- Espacio t1 -
 
 
- Espacio publicitario -

- Espacio i1 / i2 -

Lo ultimo

- Espacio i3 / i4 -

- Espacio c1 -
 
 

Hablar no significa comunicar

- Espacio c2 -
 

“La confianza es la predisposición para accionar con los otros”.
Julio Olalla

Articular palabras, vocablos o frases, no es comunicar. Comunicar va más allá del verbo. Hablar es transmitir información, algo que todos podemos hacer, con mayor o menor destreza. Comunicar es mover una emoción en el otro.

Para poder conectar con el otro debemos hacerlo desde un plano emocional. El modo en el que nos comunicamos determinará la calidad de nuestras relaciones y por lo tanto, de nuestras vidas. Si somos honestos con nosotros mismos, la comunicación de nuestras emociones y de lo que necesitamos es muy difícil.

Por lo general, no fuimos educados, o no nos enseñaron a comunicar. Pensemos en nuestras figuras de referencia; nuestros padres o profesores, probablemente, no nos enseñaron a comunicar y simplemente, copiamos su modelo. ¡Ni ellos mismos fueron buenos comunicadores!

Seguramente hicieron lo mejor que pudieron y con las herramientas que traían. Hoy, la responsabilidad de comunicar es solo nuestra. Es significativo tomar conciencia de la importancia del papel de la comunicación en nuestras vidas y el modo acerca de cómo y desde dónde nos comunicamos. Pensemos en la situación que hemos vivido durante la contingencia sanitaria e imaginemos la situación de confinamiento sin comunicación.

Comunicar se trata de las personas. Es construir relaciones

Pensemos un poco, ¿Cómo habría sido la experiencia de la contingencia sanitaria sin Internet, sin llamadas, sin encuentros virtuales, o sin contacto con nuestros compañeros de trabajo o estudio?

¿Qué somos en ausencia de la comunicación?

NO comunicar ¿Es posible?

El silencio comunica, si, comunica eso, silencio. En todo momento estamos comunicando aunque no seamos conscientes de ello. Somos esencialmente comunicación y por eso se dice que es imposible no comunicar.

Un camino necesario, de la comunicación automática a la comunicación consciente

Comunicar es expandir la habilidad por medio de la toma de conciencia para enlazarnos con el o los otros y con uno mismo inclusive. Significa sostener conversaciones de calidad donde nos expresamos desde el Ser. Implica darnos cuenta de cómo impacta la comunicación, y por lo tanto, nuestras palabras como portadoras de esa emoción en nuestras relaciones interpersonales.

Comunicar es comprender

Tiene que ver con co-crear con el otro porque si no me logro comprenderme a mí mismo, me voy a sentir solo o sola. Esto implica ir más allá de lo que sucede en nuestro interior mental (el lenguaje), acerca de qué me digo; es intentar incorporar la emoción (cómo me siento, desde dónde lo siento). Si lo que decimos no se alinea con el lenguaje corporal-gestual, entonces no habrá conexión.

Si las emociones son acalladas el cuerpo las grita

Es habitual definir a la comunicación como un arte. Pero, ¿por qué decimos esto? Pensemos en el arte, ¿qué es? Habitualmente lo relacionamos con lo bello, lo fluido, lo espontaneo. Como si se tratara de una danza. Dos personas danzan en idas y venidas; emisor-receptor, lo masculino-femenino, dar-recibir, hablar-escuchar. Es una danza fluida, equilibrada, es hermoso, bello.

Muchos dicen no saber comunicarse bien, y cargan sus palabras de sentidos negativos dando inicio a la conocida profecía autocumplida. Ahora bien, ¿nacemos sabiendo; bailar, pintar, cantar, escribir? Creo que no es una tautología, pero lo iremos aprendiendo con el tiempo, en la vida, todo el proceso vital es atravesado por el aprendizaje.

Algo personal o autentico, eso es el arte. Todo dependerá de quien observa. Partimos de una conexión profunda con uno mismo y entonces, nuestra autenticidad va a despertar la autenticidad del otro. Mediante la adaptación al lenguaje del otro, ese esfuerzo consciente que nos hace comprender, el uso que hacemos de la empatía cuando nos comunicamos de modo genuino, buscando encajar en su ritmo, el contexto, su emocionalidad; es un maravilloso acto de amor.

Siendo conscientes con el otro, de eso se trata la comunicación

Por lo general, al entablar comunicación con el o los otros, nos quedamos con lo que se nos dice, con lo que hacen, las palabras o sus actos. Y esto solo representa apenas el 10 por ciento de la comunicación. Hay momentos donde debemos levantar la voz porque nuestros actos hablan tan alto que podemos escuchar qué se dice.

Interesa ir más allá de lo “lógico”, de aquello “que se cae de maduro”. Se necesita curiosidad de sumergirnos en el universo del otro, eso que no se ve a simple vista. Allí radica la riqueza de nuestra comunicación, en lo que el otro piensa, razona, siente, valora, necesita, cree, desea. Y aquí, una de las principales distinciones para poder lograr una comunicación efectiva es la escucha empática.

Muchos escuchan solo para responder y no para entender. Las personas que no saben escuchar están solas porque no saben, o no pueden compartir ni compartirse. Recordemos que esto es una danza, un baile de a dos. El modo en que escuchamos es un muy buen termómetro para medir la calidad de nuestras relaciones.

Escuchar no es solo oír (acto fisiológico). Implica el interés genuino por conocer y comprender (acto psicoemocional) el universo del otro, y la empatía es ese esfuerzo intelectual y emocional por entender la experiencia del otro, ese esfuerzo por ver el mundo desde sus propios ojos, de conectar de forma consciente con su experiencia, comprenderla y sentirla como si fuera propia.

En este punto, es importante decir que vamos a necesitar sentirnos cómodos en nuestra propia vulnerabilidad a pesar de tener miedo a ser heridos. Sentir al otro es sentirme, lo que a veces duele. Es sumamente importante ir más allá de las palabras, escuchar el todo, escuchar en 360 grados, aquello que se dice con la mirada, con los gestos, con el cuerpo, incluyendo los silencios.

¿Estás escuchando?

Las preguntas siguientes van a orientarte para que descubras si realmente estás oyendo de un modo activo. Analizá estas preguntas y respóndete a vos mismo de un modo muy franco.

-¿Permanecés en silencio o en actitud de escucha, recibiendo?

-¿Interrumpís mientras tu interlocutor habla?

-¿Te apropias de la conversación?

-¿Das consejos aún cuando no te los piden?

-¿Estás relajado y presente en un 100 por ciento? ¿Tienes una actitud de apertura, atención y respeto sin emitir juicios?

-¿Podés reconocer y legitimar las emociones de tu interlocutor para así conectar con las tus propias emociones y desde ahí comunicarlas?

Sentir con las personas, eso es comunicar

En una comunicación consciente busco crear conexión, vinculo, lo que quiere decir, construir confianza.

Es un fenómeno elemental para poder fluir y relacionarnos con los otros, eso es la confianza, y no sólo la confianza en uno mismo y en los más cercanos a nosotros, sino la confianza en todos los que nos rodean. Algo que se ha devaluado mucho en estos últimos tiempos en la sociedad de la información y en la era de la comunicación, que es cuando más incomunicados y sobre informados estamos.

Esto es un problema porque la desconfianza arruina las posibilidades de interrelación. Ahora, si soy capaz de confiar en mí mismo, crezco y me desarrollo. No olvidemos que comunicar es una forma de amar (dar-recibir). La diferencia estará en qué tan conscientes seamos en este acto de comunicar.

Conscientes con uno mismo, eso es comunicar

El otro es un espejo de nuestra emoción. Nos conecta con nuestro discurso interno, con nuestra comunicación interna.

-¿Cómo podemos comunicarnos con el otro sino sabemos hacerlo con nosotros mismos?

-¿Cómo podemos bailar con otro si no hemos bailado antes delante del espejo por horas?

-Si no sabes lo que estás comunicando o pidiendo, entonces observa lo que estás recibiendo.

-¿Qué tipo de conversaciones mantienes contigo mismo?

-¿Qué te dices a vos mismo de vos mismo?

Hemos profundizado un poco acerca de la comunicación y seguramente podrás detenerte aquí o avanzar y verificar qué se requiere para comunicar, ahora sí, de un modo efectivo. Así nos concentraremos en las habilidades necesarias en cualquier persona que esté o no en posición, pero que sí que ejerza liderazgo.

¿Qué habilidades y que acciones son necesarias para comunicar efectivamente?

-Dominio de la situación

Cada mensaje tiene un momento y un lugar adecuados. El buen líder sabe identificarlos y es capaz de lograr que la situación juegue a favor. A esta habilidad también se le conoce como sentido de la oportunidad.

-Escucha activa

La comunicación eficaz es imposible si antes no se ha desarrollado la habilidad de saber escuchar al otro. Comunicar no sólo consiste en delegar tareas o dar órdenes; es, sobre todo, dialogar y comprender al otro.

-Empatía

Es indispensable saber qué sienten los otros y qué efectos provocarán en ellos los mensajes que se difundan. Es un primer paso para la eficacia.

-Accesibilidad y claridad

Pero no basta con difundir mensajes. Parte del éxito de éstos radica en el grado de accesibilidad y en la claridad que transmitan. De nada sirven cientos de mensajes si hay dificultades para su difusión o si están construidos con un lenguaje al que sólo acceden unos pocos.

-Retroalimentación

El liderazgo unidireccional da pocos frutos. Por el contrario, si el líder se preocupa por abrir canales para que los mensajes fluyan con naturalidad entre las partes, la comunicación será mucho más acertada.

Claves para comunicar efectivamente: Los 5Cs de la comunicación

-Conciso: ser breve e ir al grano. Los mensajes se reciben mejor cuando son simples y solo se discute la información relevante. La jerga técnica se evita o explica en términos simples.

-Concreto: ser específico en su redacción, reflejar con precisión la situación y evitar la opinión. Significa enfocarse en hechos y lo que se puede observar directamente, en lugar de lo que se basa en la especulación o los sentimientos.

-Completo: brindarle a alguien toda la información que necesita para tener éxito.

-Cortés: asegurar que el mensaje sea escuchado y contribuir a las relaciones positivas con los miembros del equipo, con nuestro interlocutor. Mostrar cortesía ayuda a desarrollar un lugar de trabajo mentalmente saludable donde las personas se sienten respetadas y psicológicamente seguras.

-CHECKING (Verificación): es una de las partes más importantes de la comunicación efectiva, pero también es algo que los líderes pueden olvidar. Sin verificar, un trabajador puede perder el punto de la conversación y no puede seguir ninguna instrucción.

Algunas pautas para dar retroalimentación (feedback)

¿Qué se busca cuando damos feedback? Siempre se pretende garantizar que sepa el interlocutor o el grupo, qué se espera de ellos y permitirles ajustar su conducta para lograr los objetivos del equipo y los requisitos de rendimiento que se han establecido previamente.

Deben quedar claros los propósitos que se persiguen con este proceso de dar retroalimentación, esto incluye reforzar la conducta positiva, resaltar aquello que se ha hecho bien. Dejar en claro cuáles son las conductas que son negativas, o que son inútiles.

Esto aumentará la confianza del equipo, y al estar confiados también aumentará la motivación extrínseca en ellos. Se deberá proporcionar orientación específica sobre cómo hacer las cosas de manera diferente, contribuyendo así a su aprendizaje, empoderamiento y bienestar psicológico.

Dar retroalimentación constructiva

El objetivo es reducir o eliminar un comportamiento poco útil y proporcionar una forma alternativa de actuar que sea más útil para lograr los objetivos del equipo, los objetivos planteados en reuniones anteriores, por ejemplo. Si se logra un adecuado fluir del proceso, aumentará su impacto en los miembros del equipo. Por eso, se debe ser lo más especifico posible, evitando irnos por las ramas o trayendo cosas a esta conversación que no apoyan el objetivo del encuentro. También, se debe ser claro sobre aquello que se debería cambiar.

Por supuesto que esto es un proceso, por ello se debe dar tiempo suficiente, que incluso se puede acordar con el interlocutor y/o con el equipo, antes de volver a decírselo. Es porque cada persona, incluso cada grupo o equipo, tiene su propio ritmo y tiempos diferentes en cuanto a aprendizaje y en incorporar nuevas actitudes o habilidades.

En todo tiempo se debe ser paciente, además de claro y justo con aquello que se pide y aquello que se da; siendo coherentes con nuestro relato tanto al interlocutor como a todo el grupo o equipo.

Para finalizar, antes de comunicar, preguntate:

-¿Qué siento?

-¿Qué necesito?

-¿Soy capaz de pedir?

El pensamiento adecuado es aquel que abre el camino, las conversaciones con nosotros mismos nacen del amor a nosotros mismos. La comunicación consciente es la que sale del corazón.

 

David Castillo

Licenciado en Enfermería

Fundador de LiderEs Enfermeros. Capacitador y formador

lo ultimo

- Espacio d1 / d2 -

NO TE PIERDAS

- Espacio d3 / d4 /d5 -

Recibir Noticias

Suscribite a nuestro boletin y mantenete informado con las ultimas publicaciones

- Espacio i1 / i2 -

Lo ultimo

- Espacio i3 / i4 -