Vacunar en épocas de COVID-19

El proceso de vacunación en contexto de pandemia.
- Espacio para publicidad -
   

En la Argentina, como en las Región de las Américas, se considera la vacunación uno de los componentes preventivos esenciales de la atención primaria de salud, así como también pilar de la salud publica. Ello fue enfatizado mediante la Ley 27.491 de Control de Enfermedades Prevenibles por Vacunación que fue sancionada por la Cámara de Diputados y el Senado de la Nación en diciembre de 2018 y que ha sido promulgada por el gobierno nacional el 4 de enero de 2019.

En uno de sus artículos, la ley señala que “se entiende a la vacunación como una estrategia de salud pública preventiva y altamente efectiva. Se la considera como bien social, sujeta a los siguientes principios: a) gratuidad de las vacunas y del acceso a los servicios de vacunación, con equidad social para todas las etapas de la vida; b) obligatoriedad para los habitantes de aplicarse las vacunas; c) prevalencia de la salud pública por sobre el interés particular; d) disponibilidad de las vacunas y de los servicios de vacunación; e) participación de todos los sectores de la salud y otros vinculados con sus determinantes sociales, con el objeto de alcanzar coberturas de vacunación satisfactorias en forma sostenida”. (1)

Los legisladores y especialistas en el tema, encargados de elaborar dicho proyecto, aseguran que “cada vez que bajan las coberturas de vacunación en cualquier población reaparece la circulación de las enfermedades inmunoprevenibles y se ponen en riesgo las poblaciones susceptibles”. (2)

«Se entiende a la vacunación como una estrategia de salud pública preventiva y altamente efectiva», dice la ley votada en 2018.

Para ello el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) recomienda la inmunización a todas las personas elegibles en cada oportunidad como una estrategia directa para aumentar la cobertura de vacunación. Si en una población se logra un elevado número de sujetos protegidos por vacunación (altas coberturas), el efecto protector puede extenderse a personas no vacunadas, originando inmunidad de grupo o de rebaño. Trabajar teniendo en cuenta las oportunidades perdidas de vacunación forma parte fundamental para mantener las coberturas de vacunación óptima en la población susceptible.

Se entiende por oportunidades perdidas de vacunación (OPV) a las  visitas a un establecimiento de salud realizada por el niño que no tiene esquema de vacunación completo, no presenta contraindicación y no se utiliza para que reciba la/s dosis necesaria/s. Algunas de las causas más comunes de la pérdida de oportunidades de vacunación pueden ser:

  • Por parte del paciente: falta de información sobre los beneficios de las vacunas, escasez de recursos para acceder a la vacunación; razones culturales; mitos y creencias; analfabetismo; etc.
  • Por parte del personal de salud: falta de conocimiento de las indicaciones, contraindicaciones falsas y efectos adversos de las vacunas, falta de carnet de vacunación; etc., sumando en este contexto el temor al contagio del virus por COVID-19. (3)

Es por ello que se deben buscar estrategias para evitar oportunidades perdidas de vacunación, elaborando acciones para involucrar activa y conscientemente al personal institucional y a la población en general en las actividades de vacunación y adaptar las actividades en este tiempo de pandemia a los protocolos vigentes.

Es por ello que se deben buscar estrategias para evitar oportunidades perdidas de vacunación, elaborando acciones para involucrar activa y conscientemente al personal institucional y a la población en general.

A su vez, la vacunación es entendida como un sistema dinámico, en el que la oferta y la demanda están relacionadas entre sí. La interacción entre las personas, que reconozcan que tienen la necesidad del servicio como un derecho y obligación social y procedan a su búsqueda y los servicios de vacunación lo ofrezcan en condiciones técnicas, logísticas y operativas suficientes en cantidad y calidad para que sea eficiente.(4)

El problema que se está atravesando actualmente es la  sobrecarga del sistema de salud en cuanto a afecciones respiratorias. Esto produce un retraso e interrupción en las actividades relacionadas con la prevención, debido a que la demanda habitual de vacunación de la población se encuentra disminuida desde el aislamiento social obligatorio preventivo que se dio a partir de marzo del 2020, lo que puede generar un aumento en el número de personas susceptibles y la posibilidad de circulación o resurgimiento de las enfermedades prevenibles por la vacunación.

Para ello se necesita plantear estrategias en el contexto de pandemia actual; el desafío es que las coberturas de vacunación se puedan sostener en un nivel aceptable para mantener controladas las enfermedades inmunoprevenibles.

La licenciada Ana Díaz, en el momento de ser inoculada con la vacuna Sputnik V.

Se deben planifican criterios comunes para trabajar a nivel nacional con los programas actuales de cada provincia, y de esa manera la llegada a toda la comunidad. Todos los centros de vacunación deben adaptarse para tener medidas de protección para los trabajadores así como para las personas que se acerquen a vacunarse evaluando el contexto epidemiológico de cada región. Se deben diseñar las estrategias con realidades diferentes y acordes a ellas, para evitar la interrupción de las actividades de la vacunación protegiendo a las personas que se acercan para continuar con los esquemas de vacunación vigentes en el calendario nacional y los profesionales estar preparados para la emergencia COVID-19.

Ello lleva a poner en marcha las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación adaptadas a cada una de las provincias, jurisdicciones, municipios y vacunatorios para que la inmunización pueda continuarse aprovechando cada contacto con el sistema de salud evaluando la necesidad de vacunar a las personas según el esquema de vacunación vigente y de esa manera disminuir la circulación de las enfermedades inmunoprevenibles, así como también sostener la vigilancia epidemiológica de dichas enfermedades.

Estas estrategias desafían a pensar a los profesionales de enfermería encargados de la vacunación –así como a todo el equipo de salud– a actualizar el conocimiento, seguir las recomendaciones y buscar nuevas estrategias. También exige adaptarse en forma dinámica a los tiempos que se aproximan para poder  evaluar en los meses siguientes las coberturas de vacunación alcanzadas y readaptarnos para continuar con la vacunación de toda la población. Nos espera un gran trabajo por delante.

Algunas recomendaciones y estrategias para sostener la vacunación en el contexto de pandemia de acuerdo con la situación epidemiológica en la Argentina. (5)

  • Realizar triage en el primer contacto con las personas que deseen vacunarse.
  • Mantener abiertos los centros de salud con horarios más extensos y asegurar la cadena de traslado y el almacenamiento en los centros de salud periféricos evitando el traslado a los hospitales.
  • Distanciamiento social en la sala de espera. Las personas deben mantener una distancia de 1 metro en la fila o, en el caso de estar sentados, deben hacerlo asiento por medio.
  • Se deben limpiar todas las superficies: escritorios, mesas, picaportes, objetos personales, celulares, mouses, etc. (10 ml de lavandina en 1 litro de agua o dilución de alcohol al 70%)
  • Utilizar tapaboca que cubra nariz, boca y mentón.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabon. O deberá utilizarse con un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol durante 30 segundos.
  • No tocarse los ojos, ni la boca, y en caso de hacerlo lavarse de inmediato las manos.
  • En caso de toser o estornudar cubrirse con el codo o pañuelo descartables que deben ser eliminados de inmediato.

Para los vacunadores:

  • Utilizar ambo y zapatos cerrados, no se debe salir con el ambo puesto luego de terminar la jornada laboral.
  • No usar accesorios en ninguna parte del cuerpo (por ejemplo: reloj, pulseras). No se debe utilizar el celular durante la jornada laboral.
  • Se recomienda utilizar elementos de protección personal según la situación epidemiológica actual (Antiparras, mascara facial, camisolín.)
  • El barbijo quirúrgico podrá ser utilizado por los vacunadores para el acto de vacunación en contexto de pandemia.
  • Al finalizar la jornada laboral se debe retirar la ropa que hayan utilizado y llevarla a su casa en una bolsa plástica, para realizar lavado con detergente y posteriormente con hipoclorito de sodio.
El uso de barbijo quirúrgico deberá ser usado por los vacunadores. Foto de De an Sun en Unsplash

En este contexto tan particular la (OPS/OMS) recomienda a los países de la región de las Américas a fortalecer la vacunación contra la gripe estacional y el sarampión para prevenir cuadros respiratorios y brotes de enfermedades prevenibles mediante vacunación durante la pandemia de COVID-19. “Las vacunas salvan vidas y deben mantenerse incluso durante la pandemia de COVID-19. Las personas más vulnerables no deben sufrir las consecuencias de no recibir las vacunas que necesitan”, dijo la Directora de la OPS, doctora Carissa F. Etienne. “Felicito a los países de la región que ya han adaptado sus campañas a esta ‘nueva realidad’ y que están haciendo grandes esfuerzos para seguir con la vacunación de una manera segura.” (6)

En la Argentina la vacunación sigue siendo reconocida como un servicio esencial, los profesionales de enfermería buscan unificar esfuerzos y estrategias adaptándose a normativas y recomendaciones vigentes dispuestas por los organismos nacionales e instituciones reconocidas mundialmente, continuando de manera ininterrumpida la vacunación de la población, trabajando para lograr un impacto directo en el  control de las enfermedades inmunoprevenibles y de esa manera reducir la carga en los servicios de salud para que puedan responder de manera más eficaz a la COVID-19.

Licenciada Indira Noelia Lareu / MN 66820

Licenciada Xima Rivera Moscoso / MN 66486

 

Referencias bibliográficas.

  1. Ley 27.491. Control de enfermedades prevenibles por vacunación.
  2. Derecho a la vacunación en todas las etapas de la vida. OPS Argentina mayo 2019      Disponibleen:https://www.paho.org/arg/index.php?option=com_content&view=article&id=10332%3Aen-argentina-el-derecho-a-la-vacunacion-en-todas-las-etapas-de-la-vida-es-ley&Itemid=285#.Xv4eot9ty6g.gmail
  3. Ubdoli María Andrea. Generalidades de vacunas 2020. XIº Curso “El Vacunatorio en el Día a Día 2020” Buenos Aires – Argentina. Disponible en: VACUNASHNRG www.vacunashnrg.com.ar pag.55-56
  4. Metodología para la evaluación de oportunidades perdidas de vacunación. Disponible en https://www.paho.org/hq/dmdocuments/2014/MissedOpportunity-Vaccination-Protocol-2014-sp.pdf. Pag 2-3.
  5. Recomendacionespara vacunar en contexto de pandemia. Disponible en :https:/www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000001844cnt-recomendaciones-para-vacunar-en-contexto-de pandemia.pdf+&cd=1&hl=es&ct=clnk&gl=ar. Pag1-2
  6. https://www.paho.org/es/noticias/24-4-2020-ops-insta-paises-que-mantengan-programas-vacunacion-durante-pandemia-covid-19Washington, D.C.

4 Comentarios

  1. Excelente artículo al fin!!! Este conocimiento es muy necesario en estos tiempos dónde la desinformación es moneda corriente!!! Gracias!!

  2. Excelente informe, ojalá se pueda llevar a cabo las estrategias que plantean y se pueda lograr una inmunizacion cuidada, tanto para el paciente como para el personal de salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here